La soledad la sufrimos todos


Aunque el divorcio, cambiarse de residencia o dejar a un niño en casa pueden causar sentimientos de soledad o pérdida, los sentimientos de soledad frecuentemente se basan en un sentimiento interno, en lugar de una realidad externa.

La soledad es una experiencia universal conocida para cada persona en el mundo—padres solteros, adolescentes, personas divorciadas y aún personas casadas. Nadie tiene inmunidad contra la soledad. Aun los ricos y famosos sufren de soledad.

La famosa cantante Judy Garland una vez dijo, “Si soy toda una leyenda, entonces ¿por qué estoy tan sola?” Una encuesta en 1990 reveló que más del 36% de las personas tenían sentimientos recientes de soledad.

Muchos de nosotros probablemente sentimos soledad pero no lo queremos admitir ya que nos sentimos con vergüenza de aceptarlo y ser estigmatizados por ello. Es decir reconocerlo puede hacernos menos atractivos para alguien más en lugar de recocerlo como una parte esencial de la condición humana.

Un filósofo existencialista, James Park pregunta, "¿Existe realmente una persona que no ha sentido distancia y aislamiento, quien nunca ha sufrido el dolor del rechazo o la pérdida de un amor?" Park responde a su propia pregunta de la siguiente forma "la soledad es un vacío en el centro de nuestra persona, un sentimiento de querer amar y ser amado, de ser aceptado por lo menos por otra persona".

Los expertos dicen que existen diferentes tipos de soledad:

  1. Aislamiento emocional que surge de la ausencia de una relación emocional importante.
  2. Aislamiento social que resulta de la ausencia de un círculo social.
  3. Aislamiento espiritual que resulta de un vacío dentro de nosotros, un sentirse incompleto y no realizado cuando tenemos personas a nuestro alrededor.


Aunque el divorcio, el cambiarse de residencia o el dejar a un niño en casa pueden causar sentimientos de soledad o pérdida, los sentimientos de soledad frecuentemente se basan en un sentimiento interno en lugar de una realidad externa.

Debido a que el estar solo es diferente a sentir soledad, tenemos que disfrutar también el placer de estar solos. Necesitamos la libertad de dedicar horas a nuestras pasiones, la oportunidad de reflexionar y el espacio de hacer actividades en las que la creatividad surja sin sentir el paso del tiempo.

Las personas que sufren frecuentemente de soledad saben que esta se acompaña de otras emociones negativas incluyendo tristeza, aburrimiento, ansiedad y baja estima.

Estudios recientes han demostrado que las personas que viven solas después de un infarto tienen más riesgo de tener un segundo infarto o morir de enfermedad cardiovascular que las personas que comparten una casa.

También se sabe que las personas que han sido diagnosticadas con cáncer de mama, melanoma maligno y otras enfermedades fatales tienen un mejor pronóstico si se unen a un grupo de apoyo.

Para sentirnos completos, necesitamos una conexión fuerte con nosotros mismos y con todo tipo de conexiones sociales—esposas, amantes, amigos o mentores con los que podamos compartir nuestros sentimientos privados.

Si sientes soledad, he aquí algunas cosas para evitar:

  1. No te aísles.
  2. No veas demasiada televisión o te la pases en el internet por horas.
  3. No recurras a la comida, alcohol o drogas para no sentir dolor.


Aquí te presentamos algunas formas positivas para manejar la soledad:


  1. Trata de buscar a las personas.
  2. Vence tu timidez.
  3. Aprende cómo comportarte en eventos sociales y asiste a ellos lo más que puedas.
  4. Sé activo.
  5. Realiza actividades que te gusten como deportes, voluntario de actividades por alguna causa etc.