Oxigena tu piel en 3 pasos para un rostro perfecto


Oxigena tu piel, y convierte en un hábito de higiene, la limpieza de tu cutis. El polvo, el sudor, el sol y el maquillaje, son solo algunos de los factores a los que debemos enfrentarnos día a día, y los cuales dañan paulatinamente la piel del rostro.

Si eres consciente de la importancia que tiene conservar en buen estado tu cara, debes saber que establecer una rutina de higiene evitara males mayores, y te permitirá mantener la piel de la cara impecable, luminosa y llena de vida.

Comienza a cuidar esa área tan delicada y logra unas facciones perfectas, aun sin una gota de maquillaje; recuerda que un cutis bien cuidado es equivalente a gozar de buena salud.

La limpieza diaria, así como la aplicación de un buen tónico facial te permitirán lucir joven y hermosa.

Baño de vapor

El vapor tiene el poder de beneficiar la salud y mejorar notablemente el aspecto de nuestra piel, descongestionando, eliminando impurezas, hidratándola, oxigena y desintoxica sola.

Ampliamente conocidos sus efectos gracias a los baños de sauna, aguas termas y baños turcos.

Lavanda

Relaja y depura la piel, lo mejor es emplear flores.

Eucalipto

Indicado para trastornos respiratorios y para el acné. Se usan las hojas y las pepitas del eucalipto macho.

Manzanilla

Es sedante y posee excelentes propiedades cosméticas. El momento oportuno para realizar la limpieza de cutis, es al levantarse para eliminar el sudor y la grasa expulsada por los poros durante la noche; y antes de acostarte, para borrar las huellas de cansancio, maquillaje, polvo, entre otros.

Oxigena tu piel en tres pasos

1.        Limpia

Lo primero que debes hacer, es desmaquillarte, con un algodón y crema desmaquillante. Lávate la cara con un jabón de pH neutro.

Solo necesitadas agua y jabón para limpiar la piel de tu rostro, desengrasar y eliminar residuos de suciedad, que obstruyen los poros.

2.        Tonifica

Para tonificar luego de la limpieza, colócate compresas de agua con hielo durante algunos minutos; el agua fría favorece por el efecto de tonificación.

Otra opción es aplicar lociones faciales que refrescan el rostro y fortalecen la piel.

3.        Hidrata

Este paso es fundamental , pues cumple con la función de conservar la humedad natural de la piel.

Además de prolongar la tonicidad, flexibilidad y vida al cutis. Aplica cremas o lociones hidratantes.

Luego de una limpieza profunda del cutis, evita tocarte el rostro y maquillarte. No olvides exfoliar tu cutis, por lo menos una vez a la semana.

Así lograras acabar de raíz con los incómodos puntos negros, pues con la limpieza no desaparecen, e impiden que la piel respire de la manera correcta.

Si no tienes una crema exfoliante en casa, puedes aplicar una técnica muy sencilla: hervir agua en una olla y luego siéntate frente a ella, para recibir el vapor, durante 10 minutos.

Otra receta casera es mezclar aceite de oliva con azúcar y una cucharada de jugo de limón; aplica la preparación con la yema de los dedos con movimientos circulares.